Cuenta regresiva para Tokio: Cecilia Biagioli competirá por quinta vez en juegos olímpicos

En 2013, la nadadora cordobesa Cecilia Biagioli se convirtió en mamá de Joaquín. Había competido en cuatro Juegos Olímpicos y sido medallista panamericana (oro en Guadalajara 2011). Faltaban tres años para los Juegos en Río de Janeiro, a los que no clasificó. Su hijo se quedó con las ganas de verla en una cita olímpica. Ahora ese sueño se hará realidad: estará en Tokio.

La confirmación del pasaje de Biagioli a los Juegos Olímpicos de Tokio llegó en junio último. Se ubicó entre las siete mejores del Preolímpico de aguas abiertas en Setúbal (Portugal), con un tiempo de dos horas, dos minutos y 52 segundos. En la máxima cita deportiva, la nadadora de 36 años competirá en la prueba de 10 kilómetros.

Becada por la Agencia Córdoba Deportes, participará por quinta vez en un Juego Olímpico, después de haberlo hecho en pileta en Sidney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008, y en aguas abiertas en Londres 2012.

El camino para llegar a Tokio no fue fácil. La determinación de Cecilia y la de su hermano Claudio (su entrenador) hicieron que cada obstáculo sea un aprendizaje y un crecimiento para lograr el objetivo mayor antes de retirarse del deporte de élite.

“Estoy feliz de obtener el resultado que buscaba desde hace tiempo. Después de Lima, después de la medalla, dijimos ‘vamos con todo para Tokio’. Pero la pandemia nos puso una pared enfrente y tuvimos que saber adaptarnos, saber trabajar en los momentos y sin nuestro medio. Estuvimos tres meses y medio sin pileta, fue muy duro; postergar Tokio era postergar mi retiro. Con esto corono una carrera deportiva más que satisfactoria, expresó Biagioli.

Y enfatizó: “Me siento orgullosa y afortunada de estar nuevamente en el seleccionado y haber sorteado esos obstáculos. Todo esto con el apoyo de la familia, que es lo primordial; mi marido, mi hijo (con quien estuvimos mucho tiempo separados), mi mamá, mi suegra, mis tíos”.

La meta de llegar a Tokio se concretó y ahora la cordobesa tiene nuevos desafíos para la competencia. “Una vez adentro, el objetivo es tratar de mejorar el resultado de Londres, que fue el primero en aguas abiertas, indicó. En los Juegos de Londres terminó 16ª, con un tiempo de 2:01:02.2.

Por su hijo

La principal meta de Biagioli es que su hijo Joaquín la vea competir en un Juego Olímpico, algo que la mantuvo alejada del niño de 8 años, quien la alienta en cada competencia y viaje. Todos los momentos que no compartió con él sintió que también le estaba enseñando.

Quiero ser un ejemplo para mi hijo; esa motivación me llevó a cumplir este sueño: que me vea en un Juego Olímpico. En 2016 era chiquito, ni se enteró de que no había clasificado. Hoy me decía ‘vamos por Tokio, Mami; te voy a ver por tele’”, se sinceró. Y agregó: “Para mí es una gratificación enorme dejarle el ejemplo de que el día de mañana él vaya en búsqueda de sus sueños; su mamá va a estar a su lado”.

Luego afirmó: “La palabra resiliencia es fundamental: caerse y volverse a levantar miles de veces. En el deporte hay que tener paciencia, porque muchas veces los resultados no vienen, como en Río 2016; dar vuelta la página y enfocarse en lograr lo que uno quiere. Los sueños se pueden concretar con esfuerzo”.

La experiencia de estos años de carrera, de sus viajes, de la enseñanza de sus entrenadores y de llevar en su mochila cuatro Juegos Olímpicos le sirvieron a Biagioli para clasificarse a sus quintos Juegos. Y no quitó que ella se siga sorprendiendo de sus logros.

“Quiero disfrutar de la carrera; todo lo que aprendí en 20 años me sirvió muchísimo y trataré de manifestarlo en este Juego”, aseguró.

Biagioli reconoció que no se imaginaba vivir esta situación. “Si bien vamos paso a paso y objetivo a objetivo, pasa el tiempo y me siento afortunada de seguir en el alto rendimiento siendo mamá, que no es nada fácil, y menos en Argentina. Tengo un grupo de trabajo detrás mío que me ayuda”.

Sobre la tarea de ser madre y, a la vez, ir por su realización personal, analizó: “Está bueno reflejar que es difícil, se pueden concretar los sueños anhelados; y que el hijo esté acompañado, vea crecer a mamá y esos sueños se cumplan; o que caiga y piense: ‘mamá sigue a pesar de todo’. Es la enseñanza que uno puede transmitir”.

Hermanos unidos

Biagioli logró otro gran objetivo: estar junto a sus hermanos en un Juego Olímpico. Romina también se clasificó a Tokio, en triatlón.

“Estoy feliz por la clasificación de Romi a su primer Juego Olímpico. Pese a su fractura de costilla y lo que eso implica a nivel emocional y físico, que haya sorteado eso me pone feliz. También por Claudio, son sus segundos Juegos”, remarcó.

Después comentó: “Nos propusimos que íbamos a dar todo por este Juego. Romina clasificó antes, entonces me quedó la presión de dar el ciento por ciento, clasificar y lograr el sueño de los tres. Ojalá podamos vernos en un barcito de Tokio, pero será difícil porque ella compite antes que yo”.

Así continúa Cecilia Biagioli poniéndose objetivos y cumpliéndolos. Ahora siendo mamá y también junto a sus hermanos. Tan sólo falta la foto familiar en Tokio para un cuadro memorable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Proponen 70% de contenidos prioritarios aprobados para promocionar de grado o año

Visitas 27 El Ministerio de Educación anunció este sábado que propondrá a los ministros de todo el país fijar un piso mínimo de 70% de contenidos prioritarios aprobados para promocionar de grado o año, entre agosto y diciembre de 2021, mientras que aquellos alumnos que necesiten mayor apoyo tendrán dictado de clases […]
error: Contenido protegido !!