La vacunación como estrategia sanitaria en todas las edades.

0 0
Read Time:5 Minute, 27 Second

La vacunación constituye una de las estrategias sanitarias preventivas de mayor envergadura a nivel mundial. Los científicos han demostrado que, con excepción del agua potable, ningún otro elemento -ni siquiera los antibióticos- han tenido un efecto mayor sobre la reducción de la mortalidad y el crecimiento poblacional.

Desde que se implementaron por primera vez en el siglo XVIII contra la viruela, las vacunas salvan millones de vidas cada año.

Las vacunas no solo protegen a las personas que se las aplican, sino también al resto de la comunidad, ya que mientras más personas haya inmunizadas, mayor es la posibilidad de reducir la trasmisión de esas enfermedades.

Por ello, vacunarse es un acto solidario. 

En Argentina, enfermedades como la poliomielitis, el sarampión y la rubéola han logrado eliminarse por medio de la vacunación, mientras que otras como el tétanos, las formas severas de tuberculosis, la difteria, la hepatitis A y la varicela han reducido notablemente su impacto.

Para mantener las metas de eliminación y control de enfermedades prevenibles por vacunas es necesario contar con coberturas del 95 por ciento en la población objetivo. No obstante, desde hace unos años se observa una disminución en las coberturas en todos los grupos etarios, situación que se profundizó con la pandemia. 

“Nuestro país tiene un calendario de vacunación ejemplar en el mundo, con una importante cantidad de vacunas gratuitas para prevenir enfermedades tanto en niños y niñas como en personas adultas; es necesario que nos comprometamos a completar nuestros esquemas, para sostener los logros sanitarios”, indicó Belén Pino, referente del Departamento de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de Córdoba.

Actualmente, el Calendario Nacional de Vacunación contempla un listado de 17 vacunas que se distribuyen en todas las etapas de la vida, más otras dos exclusivas para las personas que viven en zonas de riesgo y/o viajeros (Fiebre Hemorrágica Argentina y la fiebre amarilla).

Para todas las edades y grupos especiales

Embarazo y puerperio

La vacunación en el embarazo ofrece protección tanto a la persona gestante como a su bebé. Las vacunas que deben recibir son la Triple bacteriana acelular (contra coqueluche o tos convulsa), contra la Hepatitis B y doble o triple viral (en el puerperio, en caso de no haber recibido dos dosis previas).

En el nacimiento

  • Hepatitis B: Una dosis pediátrica dentro de las primeras 12 horas de vida.
  • Tuberculosis (BCG): Única dosis, antes del alta de la maternidad. En los casos de recién nacidos/as, hijos/as de personas con capacidad de gestar que viven con VIH, esta vacuna solo se aplica si el diagnóstico de VIH perinatal es negativo. 

Bebés y niños/as 

Esta es la etapa de la vida que concentra la mayor cantidad de vacunas:

  • A los 2 meses: primeras dosis de Neumococo conjugada; IPV/Salk (poliomielitis); Quíntuple/pentavalente; Rotavirus.
  • A los 3 meses: primera dosis de Meningococo.
  • A los 4 meses: segundas dosis de Neumococo conjugada; IPV/Salk, Quíntuple; Rotavirus.
  • A los 5 meses: segunda dosis de Meningococo.
  • A los 6 meses: terceras dosis de IPV/Salk y Quíntuple.
  • A los 12 meses: refuerzo de Neumococo conjugada; única dosis de Hepatitis A y primera dosis de Triple viral (sarampión, rubéola y paperas).
  • A los 15 meses: refuerzo de Meningococo; primera dosis de Varicela; refuerzo de Quíntuple.
  • Ingreso escolar (5 o 6 años): Se aplican los refuerzos de IPV/Salk, Triple Viral, Varicela y Triple bacteriana celular. 

Adolescencia – 11 años

  • Meningococo: única dosis.
  • Triple bacteriana acelular: única dosis.
  • Virus Papiloma Humano – VPH: dos dosis separadas al menos por seis meses. Aquellas personas entre 11 y 26 años que vivan con VIH y/o trasplantadas deberán recibir un esquema de tres dosis.
  • También se indica iniciar o completar esquemas de vacuna Triple Viral y contra la Hepatitis B.

Juventud y adultez

En esta etapa de la vida deben completarse esquemas que quedaron inconclusos y recibir refuerzos de vacunas ya aplicadas para mejorar la inmunidad que pudo haber disminuido con el paso de los años. 

  • Doble bacteriana (difteria y tétanos): Quienes no recibieron esta vacuna, deberán iniciar el esquema de tres dosis y una dosis cada 10 años. 
  • Doble/Triple Viral: toda persona a partir de los 5 años debe acreditar dos dosis de vacuna con componente contra sarampión y rubéola. Las personas nacidas antes del año 1965 se consideran inmunes por haber estado expuestas a ambos virus.
  • Hepatitis B: Quienes no recibieron esta vacuna, deberán iniciar el esquema de tres dosis. En el caso de haber recibido alguna dosis previa, completar con las dosis que falten.
  • VPH: Mujeres nacidas a partir del año 2000 y varones nacidos a partir del año 2006 que inicien esquema después de los 14 años de edad, deberán recibir un esquema de tres dosis.

Personas mayores de 65 años

  • Vacunación contra neumococo: esquema secuencial de dos vacunas (conjugada 13 valente y polisacárida 23 valente).

Además, la vacuna antigripal se indica cada año a bebés entre 6 y 23 meses (dos dosis), a personas gestantes y puérperas, a adultos desde los 65 años, y a personas de entre 2 y 64 años con factores de riesgo (obesidad, diabetes, enfermedades respiratorias o cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos, trasplantados y/o personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, entre otros, en estos casos, con orden médica).

En tanto, para la Fiebre Hemorrágica Argentina se aplica una dosis entre los 15 y los 65 años para quienes viven o trabajan en zonas de riesgo, que en la provincia de Córdoba son los departamentos San Martín, Tercero Arriba, Unión, General Roca, Roque Sáenz Peña, Río Cuarto, Marcos Juárez y Juárez Celman.

Finalmente, la vacuna de la fiebre amarilla se indica a quienes viajen a zonas de riesgo. Es una sola dosis, que debe aplicarse al menos 10 días antes del viaje, en personas desde 18 meses de vida hasta 59 años.

Fuera del calendario, se suma también la vacunación contra Covid-19. Todas son gratuitas y se ofrecen en distintos centros de vacunación de la provincia

Es importante guardar el carné de vacunación en un lugar seguro, y tener una copia o foto de la última versión ante posibles pérdidas. También es recomendable verificar que el equipo de salud haya registrado cada vacuna recibida en este documento antes de retirarse del vacunatorio. No obstante, en ningún caso el hecho de no contar con el carné impedirá acceder a la vacunación.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Servicio Meteorológico Nacional lanzó aplicación oficial del organismo

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) lanzó la aplicación oficial del organismo que brinda información sobre el estado del tiempo, el pronóstico y el sistema de alerta temprana para todo el territorio nacional, y que está disponible en forma gratuita para los sistemas IOS y Android. Comunicado desde el organismo Una de las características diferenciales […]
error: Contenido protegido !!